Una guía práctica para preparar cocteles

El primer acto en cualquier celebración corresponde al coctel, lo mismo que el primer instante de reposo tras un día largo. Con más de 2 siglos de historia, hay arte en la creación de una buena copa. Acá te enseñamos lo básico: de qué forma pertrechar tu bar, cuál es el equivalente en bebidas de una alacena bien abastecida y de qué forma usar todo para preparar 5 cocteles tradicionales.

La caja de herramientas

Si deseas edificar algo, aun un coctel, precisarás herramientas. Acá hay una lista detallada del equipo preciso.

El colador Boston, consistente en un vaso mezclador de vidrio (del mismo tamaño y forma que un vaso mezclador de dieciseis onzas o bien cuatrocientos setenta y tres ml) y una tapa de metal, basta para todos y cada uno de los cocteles mezclados y agitados. Para mezclas precisarás una cuchase de coctel de mango largo. Si gozas el ritual de entremezclar un coctel, y te quieres sentir un tanto más muy elegante mientras que lo haces, hay muchos vasos mezcladores bonitos, de boca ancha y base pesada.

Para colar bebidas mezcladas precisarás un colador julep, el cual te enseñaran a usar en cualquier curso de bartender profesional o curso de barman, y tiene una forma de cuenco horadado. Las bebidas agitadas requieren un colador de gusanillo o bien Hawthrone, que tiene una espiral de metal alrededor del borde para suprimir toda la pulpa de los cítricos. Si prefieres invertir únicamente en un colador, el de gusanillo puede tener doble función.

Las medidas precisas generan una bebida sensiblemente mejor, con lo que precisarás un medidor. Los medidores se componen de 2 conos opuestos. A menos de que seas rigurosísimo, realmente solo precisarás uno, el que tiene ½ onza (quince ml) de un lado y 1 onza (treinta ml) del otro, con el que vas a poder cubrir todas y cada una de las medidas más habituales. Para el resto puedes medir al tanteo.

Un rallador fácil va a ser suficiente para los toques de cítricos. Para llenar tu caja de herramientas debes tener un mortero, que se emplea para machacar las frutas, yerbas y en ocasiones los terrones de azúcar que se añaden a ciertas bebidas. Los viejos modelos propios de madera son los mejores.

Muchas bebidas en las rocas, como el old-fashioned, quedan mejor si se usan cubos de hielo grandes. Los moldes (aproximadamente de cuatro x cuatro cm) se hallan fácilmente.

Aprovisionar tu bar

No es preciso tener muchas botellas para poder crear la mayor parte de las fórmulas cocteleras tradicionales. No obstante, para comenzar, precisarás una botella de ginebra, una de vodka, una de ron, una de tequila, una de whisky americano, una de whisky canadiense, una de whisky, una de brandy, una de vermú blanco seco, una de vermú colorado y dulce, varias esencias de licores y un puñado de licores amargos o bien bitters. Si te vuelves más ambicioso, siempre y en toda circunstancia vas a poder añadir botellas a tu bar. Hacer jarabe simple es, sí, simple, y asimismo debes tener uno a la mano.

Licores y Vermuts

La ginebra ha de ser seca, tradicional y estilo London, una ginebra conveniente para martinis, gin tonics y otras bebidas insignia de ginebra (sin embargo, si te agrada el Tom Collins o bien el Martínez, las ginebras dulces como la Old Tom son más apropiadas).

El tequila ha de ser cien por ciento de agave, no adquieras los productos “mixtos” más asequibles, que son una mezcla de un mínimo de cincuenta y uno por ciento de agave y el resto es azúcares.

En lo que se refiere al whisky americano y canadiense, adquiere algo con cuarenta y cinco por ciento de alcohol o bien más y añejado por lo menos a lo largo de 4 años (el whisky “garantizado”, que debe tener cincuenta por ciento de alcohol, es aún mejor), conseguirás un mejor efecto y más sabor en tus bebidas. El proceso a través de el que el whisky americano y el canadiense se añejan en barriles nuevos de roble calcinado le da al líquido mucho de su sabor y de su color. Cuanto más añejado esté (hasta determinado punto), más carácter va a tener.

El whisky escocés mezclado se emplea más en gran pluralidad de cocteles que los whiskies de malta, cuyo sabor fuerte puede ser bastante difícil de entremezclar.

Desearás tener ron blanco a la mano para los daiquiris. Prueba ciertos hasta el momento en que halles uno que te guste (si eres apasionado a las bebidas polinesias como el mai tai, va a ser preferible que procures rones añejados).

Para los cocteles de brandy desearás coñac, y uno bueno (que no es exactamente lo mismo que uno costoso).

La pequeña diferencia de sabor entre cada vodka se pierde en los cocteles. Una botella muy elegante con un costo muy elegante no va a hacer la diferencia. Ahorra.

Los vermuts dulces y secos cambian mucho en sabor. La mayor parte de las marcas primordiales son admisibles, mas tal vez desees probar una pluralidad en tus martinis ya antes de decidirte por uno. Lo más esencial que debes rememorar es que debes guardar el vermú en el refrigerador cuando lo hayas abierto. Te va a durar un mes. Por tal razón, es conveniente adquirir las botellas pequeñas de trescientos setenta y cinco mililitros.

Licores

Tanto el licor de naranja (curaçao, triple sec, Cointreau y Grand Marnier pertenecen a esta extensa categoría) como el licor marrasquino (no confundirse con el líquido que rodea las cerezas marrasquinas) se emplean en muchos cocteles esenciales.

Ciertos licores tienen un sabor tan original que son categorías en sí, y no pueden ser sustituidos con ninguna otra marca. Por poner un ejemplo, Campari (usado para el Negroni), Benedictine (para Bobby Burns) y Chartreuse (para Last Word).

Bitters

Los licores amargos o bien bitters se componen de una mezcla particular de condimentas, yerbas y otras plantas que se dejaron en reposo en alcohol y en ocasiones se dejan añejar. Los licores amargos o bien bitters son muy concentrados con lo que marchan igual que las condimentas en el alimento. Asimismo son, en términos históricos, el ingrediente que hace que un coctel sea un coctel.

La marca más conocida es Angostura. Se trata del licor amargo que no puede faltar en tu bar. Los otros 2 bitters vitales son Peychaud’s (usados en Sazerac) y los bitters de naranja, de los que podemos hallar muchas variedades.

Jarabe simple

Continue reading the main storyFoto

Muchas recetas de cocteles, tanto nuevas como tradicionales, emplean azúcar. Pese a que el azúcar fácil se puede emplear para hacer bebidas, el jarabe simple, que no es más que azúcar con agua, en ocasiones provoca una mejor integración de los ingredientes y de la consistencia en la textura, sin granos abandonados, que se quedan en el fondo del vaso.

Para preparar jarabe simple lleva a puntito de ebullición partes iguales de azúcar y de agua a fuego lento hasta el momento en que el azúcar se haya disuelto. Después, deja enfriar la solución. Te va a durar una semana. Guarda el jarabe en el refrigerador en un envase cerrado.

Si tienes prisa, agita el agua con el azúcar en un recipiente sellado hasta el momento en que el azúcar desaparezca. Para conseguir un jarabe más consistente, usa 2 unas partes de azúcar con parte de agua. Esto le va a dar al coctel una mayor viscosidad. Se pueden emplear azúcar morena y mascabada para lograr un sabor más completo y profundo.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *