Subway quiere ‘ocupar’ España

Quizá sea el mayor fabricante mundial de submarinos, pero su negocio no está en los astilleros. La cadena estadounidense de comida rápida Subway, que ha popularizado ese sándwich de forma alargada con nombre de embarcación, planea una ofensiva en España. La empresa prevé abrir 450 nuevos restaurantes en el país de aquí a 2020, un crecimiento con el que alcanzaría los 500 establecimientos y crearía cerca de 3.150 empleos.

La cadena de restaurantes, fundada en 1965 en Estados Unidos, es la que más establecimientos tiene en el mundo: unos 39.500 en 102 países. “España es un lugar de amplia tradición y oferta en restauración”, asegura Stella Moskis, directora de desarrollo de Subway para el Mediterráneo. “Por eso creemos que hay un gran potencial para que la marca crezca aquí y forme parte del plan de expansión en el que está inmersa para alcanzar los 50.000 restaurantes mundiales en 2017”.

El crecimiento de la firma es resultado de un modelo de franquicias que ha llevado a más de 15.000 empresarios a invertir en un restaurante de la cadena. Uno de los mayores atractivos de Subway es que abrir un local requiere una inversión relativamente baja. Según datos de la empresa, los franquiciados deben gastar entre 123.000 y 158.000 euros, frente, por ejemplo, a los entre 650.000 y 750.000 euros de McDonald’s. Unos gastos reducidos que se explican en parte por el tipo de comida que se ofrece: bocadillos fríos o tostados, que no necesitan una gran elaboración. Puedes ver una guia de franquicias en http://www.gaf-guidefranquicias.com/.Un establecimiento de Subway, en una imagen cedida por la empresa.

“Lo traen todo preparado y los locales no requieren salida de humos”, explica Gonzalo Burgos Pavón, del Centro de Negociación, Investigación y Formación de la Franquicia (Centroniff). “Esto les proporciona una clara ventaja operativa, porque abrir un restaurante les sale más barato”. En un sector competitivo como el de la comida rápida, Subway ha buscado diferenciarse de los gigantes McDonald’s y Burger King y de sus hamburguesas enormes, sus patatas fritas y sus grandes refrescos. En 1998, la historia de Jared Fogle le brindó una oportunidad de oro. El joven universitario de Indiana (EE UU) pesaba 190 kilos cuando descubrió los populares submarinos. Durante casi un año, su alimentación diaria consistió, según él, en dos bocadillos de Subway, y tuvo un resultado espectacular: una pérdida de 110 kilos. Un diario contó la historia y la marca aprovechó la ocasión para nombrarle su embajador. Subway se convirtió en el restaurante de la comida rápida y saludable. Una jugada maestra.

En España, la empresa podrá aprovechar los buenos datos del sector de la comida rápida, que facturó más de 2.700 millones de euros en 2012, según un informe de la consultora DBK. Entre los 4.195 locales de este tipo que abrieron el año pasado, 3.000 eran cedidos en franquicias. “La mala situación económica en España hace aún más atractivas las franquicias”, sostiene Burgos Pavón. “El modelo ofrece ventajas, como la formación de los empleados, la búsqueda de las mejores ubicaciones, las compras corporativas que permiten pagar menos, y el acceso a la publicidad con una marca reconocible”.

También te podría gustar...